Empedrado del atrio de la iglesia

Se han eliminado los jardines de césped que perjudicaban gravemente la fábrica de la iglesia, provocando humedades en sus paredes. Se ha empedrado con cantos de cuarcita, encuadrados con losetas de piedra caliza blanca. Se han delimitado los espacios (del lado izquierdo y el lado derecho) con pilastras prismáticas, rematadas con bolas de piedra caliza, y enlazando entre una y otra con cadenas de hierro. Se han colocado focos empotrados en el suelo, iluminando la fachada sur de la iglesia. En el lado derecho, se ha plantado un ciprés, aportando elegancia y sobriedad al entorno, sin que ello suponga un estorbo visual al edificio.