Vivienda tutelada

El pasado mes de febrero comenzaron las obras para terminar la vivienda tutelada, una infraestructura necesaria que pretende evitar una mayor despoblación, crear nuevos puestos de trabajo y dar servicio a personas con unas limitaciones físicas determinadas. La adjudicación de los trabajos fue dada a la empresa Construcciones Jaramillo. Contará, en un principio, con ocho plazas, aunque en un futuro se podrían ampliar a «diez o doce». Las plazas, de carácter privado, se ofertarán a los vecinos de Alhambra, aunque si no se completan todas, también se abrirán a otros municipios de la comarca. El inmueble donde se ubicará la vivienda tutelada, cuya gestión también podría asumir el Ayuntamiento, precisa de una reforma integral en su interior, para su posterior adecuación a las necesidades de un recurso social de estas características. No habrá que intervenir en la estructura del edificio, el tejado y las fachadas. Aunque el plazo de ejecución de los trabajos es de cinco meses, se podría poner a disposición de los vecinos de Alhambra esta infraestructura en breve puesto que «hay algunos mayores que ya no pueden permanecer más tiempo en casa y no quieren abandonar el pueblo».